Al final es cuestión de pensar un poco con las necesidades y menos con las emociones a la hora de comprar.